Dr. Perea.  Innova Centro Médico


 

 

 

Llevo más de dos años utilizando esta terapia, y sin lugar a dudas es tanto una terapia segura y sin complicaciones, como una alternativa efectiva para el tratamiento de patología anal benigna (fisura anal, hemorroides, etc.).

 Otra ventaja considerable es que no conlleva ningún tipo de dolor,  sin anestesia,  sin postoperatorio,  sin abandonar la actividad cotidiana. 

Uno de los aspectos más importantes a considerar es que siendo un tratamiento no invasivo, no presenta los efectos secundarios de otros tratamientos,  como la cefalea de la nitroglicerina, o las infiltraciones de la toxina botulinica.

Por otro lado, tiene un lugar de privilegio para aquellos pacientes ya intervenidos por estas dolencias,  ya que evitan el riesgo de incontinencia o estenosis que pueden ocasionar las reintervenciones.